Cuando en un grupo familiar existe una gran tensión en las relaciones y no sabe cómo solucionar, la solución es acudir a una terapia familiar.

El fin de este tipo de terapia es el de restablecer el equilibrio familiar cuando existen conflictos, problemas de comunicación o tensiones entre sus miembros o con un solo miembro.

El objetivo, por tanto, es el de ayudar a resolver sus problemas y conseguir un buena convivencia.

Algunos de los casos que se trabajan con ella son:

  • Separación o divorcio.
  • Duelos
  • Conflictos entre hermanos.
  • Dificultades de comunicación o de convivencia en la familia.
  • Problemas de conducta en niños y adolescentes.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted